Erase una vez, dos sueños artesanos que querían hacerse realidad.
Uno, el de él. Empieza a interesarse por el oficio artesanal del cuero después de ver a un amigo trabajarlo.
El otro, el de ella. Aprende de su madre a coser botones y a calcetar, siendo aún una niña.
Paralelamente a la formación; él, joyería en la Escuela de Artes y Oficios de Santiago de Compostela y ella, pintura en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, van llenando sus vidas con estas aficiones, aprendiendo y perfeccionando sus quehaceres artesanos.
Un día sus vidas se cruzan y empiezan a caminar juntos. Los dos sueños se convierten en uno sólo y aprendiendo el uno del otro comienzan a crear y a cree que lo que sueñan se puede materializar.
Y así nace Coralín Colorado, un sueño creado por las manos de dos artesanos, que ofrecen artesanía hecha con mucho cariño y entusiasmo, intentando cuidar al máximo los pequeños detalles y los acabados.
Ahora quieren abrirse un hueco con diseños propios en el mundo de los complementos y objetos de decoración por un lado y en el mundo infantil por otro.

Y Coralín Colorado…. Este cuento ha empezado